Cerrar

Jugar es  lo más importante que le puede pasar a los niños.

Además de ser divertido, es necesario para su crecimiento y desarrollo, aprenden a manejar el mundo que los rodea y adquieren habilidades para interactuar con el ambiente. Al hacerlo exploran su entorno y también se conocen a sí mismos. 

Jugar es un motor esencial de desarrollo: favorece la simbolización, la socialización, la expresión de emociones, la creatividad. 

Buscamos que nuestros Juguetes den lugar a la imaginación e entretenimiento. Que sean parte de nuevas historias donde los protagonistas sean los Niños.

¿Qué juguetes recomendamos que fomenten la inclusión?

Son muchos los tipos de juguetes que se pueden recomendar, normalmente suelen ser para que jueguen en grupo, sólo añadiendo algunas características que favorezcan su uso en los niños y niñas como:

  • Desarrollo emocional: juguetes que desarrollen la afectividad, la expresión de emociones y sentimientos, que estimulen la relación con los demás y la interacción.
  • Psicomotricidad gruesa: juguetes que fomenten el movimiento, el equilibrio, la percepción sensorial, la lateralidad, el control muscular, la fuerza, la orientación y coordinación. Por ejemplo: alfombras de actividades, estructuras de goma eva, objetos para apilar, encastrar y para construir…
  • Psicomotricidad fina: para el desarrollo de las destrezas manipulativas, la coordinación, la percepción auditiva, visual, táctil, la estimulación e integración sensorial; Por ejemplo: alfombras con estímulos auditivos, visuales, táctiles o sonoros; animales o muñecos musicales, encastres de figuras, puzles y ábacos.
  • Desarrollo cognitivo: para comprender la relación causa-efecto, la estimulación del razonamiento y la creatividad, el desarrollo de la observación, la lógica, la concentración y el lenguaje. Por ejemplo: juguetes para clasificar, ordenar colores, tamaños, formas, texturas, puzles de encastres, memoria, bingos, dominós de texturas y juegos de percepción visual.
  • Desarrollo sensorial y perceptivo: para desarrollar la atención, la observación, la comprensión del entorno de forma activa y participativa, la percepción visual, auditiva y táctil, la diferenciación de formas. Por ejemplo: mantas con texturas, sonidos y colores, sonajeros, peluches, instrumentos musicales, apilables y encajes.
  • Juego simbólico y de roles: para desarrollar la imaginación, el lenguaje, el vocabulario y la comunicación, el conocimiento del entorno, el juego compartido y la socialización. Por ejemplo: muñecos, coches, animales en miniatura, elementos de cocina, disfraces, elementos relacionados con profesiones, juegos de construcción, réplicas de dinero, circuitos.
  • Comunicación y lenguaje: para favorecer la intencionalidad comunicativa, la comprensión del lenguaje, la discriminación auditiva, la capacidad de escucha, el lenguaje, el vocabulario y las estructuras gramaticales. Por ejemplo: silbatos, juegos de soplo, instrumentos musicales, juegos con letras y/o números.
<a href="tel:266-5049028">266-5049028</a> o ref="https://www.algogrosso.com.ar/contact-us/">[email protected]</a>